¿Pueden las inmobiliarias reducir el impacto impositivo en la recaudación de alquileres?

Uno de los mayores inconvenientes con los que lidian las inmobiliarias que administran alquileres a cuenta y orden de terceros es "el efecto cascada" de impuestos acumulativos. Esto puede ocurrir por muchos motivos, pero en general está asociado a que el inquilino realiza el pago mensual en la cuenta de la inmobiliaria. Hoy existen soluciones de recaudación que permiten corregir estas falencias, optimizar las cobranzas y volver rentable la administración. Conocé cómo en este artículo.

Descubrí más alternativas para simplificar la recaudación de alquileres 

¿Cómo es la recaudación de alquileres para los agentes inmobiliarios en la actualidad?

Hay muchos factores por los que, aún hoy, una inmobiliaria recauda alquileres por orden y cuenta de terceros, a pesar de no ser una de las actividades más remunerativas del negocio. Desde hace algunos años, el contexto económico y normativo de Argentina frenó las operaciones de compra y venta de inmuebles, comprometiendo la rentabilidad de propietarios, pero principalmente la de las inmobiliarias. 

De esta manera, y para conservar la cartera de clientes de toda la vida, los profesionales de bienes raíces se ven en la necesidad de sostener actividades como la gestión de cobranzas. Pero, ¿es la baja rentabilidad sobre los alquileres de viviendas el principal inconveniente en esta actividad?

Si bien el tiempo operativo que insume a los equipos el cobro, pago y conciliación de mensualidades es uno de los mayores dolores de cabeza del profesional inmobiliario, la probable duplicación de cargas es uno de los costos asociados más altos de la recaudación de alquileres.

¿Por qué las inmobiliarias perciben un doble impacto impositivo en la recaudación de alquileres?

En la teoría, este dolor estaría vinculado con la falta de parametrización de la cuenta que se utiliza para el cobro de la mensualidad. Pero en la práctica, y aunque a muchos inmobiliarios les cueste formalizar esta crítica hacia sus clientes, lo cierto es que todavía hoy muchos propietarios optan porque sea la inmobiliaria la que realice la intermediación del pago, para recibir luego el monto de su alquiler en efectivo. 

Como consecuencia, la inmobiliaria recauda el 100% de la mensualidad en su cuenta (que además del alquiler incluye sus honorarios, arreglos, gastos, y más) y, en algunos casos, hasta su cuenta corriente personal. Así, al no poder distinguir sus honorarios por un lado y lo correspondiente al propietario por el otro, se genera un “efecto cascada” de cargas (impuestos al débito, al crédito e ingresos brutos) sobre el total del monto recibido, que termina absorbiendo el agente.

Por ejemplo, sobre un alquiler de $30 mil que la inmobiliaria percibe en su cuenta, es factible que se le retengan hasta $1.500 en concepto de impuestos. Eso se puede traducir en hasta un 5% sobre el monto total de lo transferido, en lugar de tributar únicamente por el valor de sus honorarios. Lo que significa que este dinero sale directamente del bolsillo de la inmobiliaria. 

Asimismo, esta situación se vio potenciada en el último año con la repentina necesidad que planteó la Pandemia de ofrecer métodos de pagos no presenciales para que los inquilinos pudieran cumplir con sus obligaciones. Lo que hizo que muchos más alquileres pasaran de cobrarse en efectivo a recaudarse a través de transferencia. 

¿Cuentan las inmobiliarias con alternativas para volver más rentable la recaudación de alquileres?

Durante mucho tiempo, los cobros en efectivo fueron una manera de evitar la duplicación de impuestos, pero es una forma de recaudación que presenta riesgos y es sumamente demandante para los inmobiliarios, porque requiere de la coordinación de visitas presenciales tanto con inquilinos como propietarios para el cobro y pago.

Idealmente, una alternativa al efectivo sería que cada propietario recibiera su mensualidad en su cuenta luego de pagar los honorarios por gestión inmobiliaria y los gastos e impuestos asociados. En ese sentido, el RELI (o el Registro obligatorio de los contratos de locación) que se decretó durante 2020 como parte de la nueva ley de alquileres, vendría a impulsar el blanqueo de propiedades para que cada vez más propietarios se animen a formalizar el cobro de sus alquileres y, de esta manera, puedan recibir el dinero en su cuenta bancaria. Pero esto sólo resolvería el inconveniente de la duplicación de impuestos

Incluso si milagrosamente los cobros de los alquileres se dieran en tiempo y forma, aún así persistirían los altos costos y tiempos operativos que conllevan la conciliación e imputación de los estados de cuentas, que no necesariamente se traducen en una remuneración acorde para las inmobiliarias.

De hecho, hoy se encuentran herramientas como cuentas corrientes por orden de terceros que ofrecen algunos bancos, que permiten recaudar y hasta resultan accesibles para muchas inmobiliarias. Sin embargo, y de acuerdo a lo que revelan clientes ex usuarios de estos servicios, suelen ser insuficientes para brindar una buena experiencia a sus clientes o agilizar y volver rentable la administración.

Entonces: ¿es posible reducir el impacto impositivo y optimizar los tiempos de recaudación de los alquileres a la vez?

La clave para disminuir los costos totales asociados a la gestión de alquileres es optimizar los tiempos de todo el proceso de recaudación. Hoy muchas inmobiliarias encuentran esta posibilidad recurriendo a herramientas digitales que les permiten automatizar el proceso de punta a punta para poder administrar más contratos con menos esfuerzo.

Alquilando Pagos es una solución de tecnología robusta que ayuda a las inmobiliarias a resolver dolores asociados a las cargas acumulativas, liberando a sus equipos de la tarea conciliar porque permite:

  • Enviar notificaciones automáticas sobre los vencimientos y ajustes en los montos de alquileres a propietarios e inquilinos
  • Conciliar e imputar de manera instantánea y sin esfuerzo
  • Cargar inventarios de las propiedades con fotos y detalles del estado de uso
  • Ganar una sucursal virtual para gestionar y recaudar sus alquileres
  • Reportar y gestionar incidentes

Como resultado, optimizan costos totales asociados a la administración, mejoran la experiencia de sus clientes y profesionalizan su negocio. 

¿Te interesa conocer más sobre las herramientas que te ayudarán a simplificar y optimizar la administración y recaudación de tus alquileres? Podés acceder a la página de Alquilando Pagos para conocer en detalle nuestra solución y solicitar asesoramiento personalizado y gratuito con uno de nuestros profesionales, para que juntos encontremos las oportunidades de mejora para tu negocio.